Hola Universo!

De como una mariposa monarca en México provoca un Tsunami en el Mediterráneo!

Hace ya algunos años que se plantó la semilla. Me acuerdo del momento exacto de la inflexión. Todavía no conocía a Miguel, es más, ni tan solo conocía a nadie en México y es posible que viviera rodeada de prejuicios, creencias, vagas intuiciones y algun que otro rencor escondido.

Entonces, recuerdo el sol brillar a través de la ventana del tercer piso del edificio, un pequeño dolor se instaló en mi cuerpo. En ese momento no fui consciente del torbellino de consecuencias que traería esa pequeña y extraña punzada en mi vida. Es extraño como a veces se concatenan los acontecimientos justo para llegar al mismo instante presente cuando escribo estas líneas, en un arrebato de inspiración sobrevenida y algo de sobreexcitación energético-farmaceutica ( ibuprofeno400, no malpiensen ).

«Será un cambio de tiempo» -pensé. Ya cuarentañera, mi cuerpo avanzaba, y con bastante acierto, las distintas inclemencias admosféricas del día siguiente. Pero la luz del segundo párrafo no parecía reafirmar mi sentir.

A partir de ese luminoso día, ya todo empezó a cambiar. El dolor se asentó en mi ingle como…

Continuará…

Crecimiento personal y profesional, Fotografía de Montse Méndez
Fotografía tomada por mí en un recodo de mi amado río Ter. Recuerdo la brisa robar hojas secas a los silenciosos árboles, como cayeron suaves y me regalaron estos círculos en el agua.

Crecimiento personal y profesional

El dolor se asentó en mi ingle como un perro faldero que moriría 8 años después. Un drama, una tragedia, desconsuelo kármico, muletas, médicos, radiografías, dolor, lumbalgia, punzadas, rabia, hospital, operación, prótesis, antiinflamatorios…

Dicen que las enfermedades se originan por un conflicto energético de otros cuerpos sutiles, otros planos de consciencia del Ser Humano. Desequilibrios de corrientes energéticas, déjenme buscar… Pues va a ser que sí.

Encontrábame en un punto estancado de mi vida, casi navegando en aguas podridas, entre manglares llenos de víboras, voraces cocodrilos, loros de repetición y alguna que otra tarántula subiendo sigilosa por la pernera de mi pantalón justo hasta la ingle. Léase: mi trabajo en la oficina. Entonces aparece el inevitable desequilibrio esotérico y me deja postrada en cama por algunos meses. Lleva un pack de regalo en bonus extra de «tiempo para perder» increíble. Fue entonces cuando, por primera vez en muchos años, me sentí sin apenas obligaciones, ni tareas, ni horarios, ni despertador, ni porfinesviernes.

Entré en modo buscador.

Y aquí me ayudará Miguel -puedes dejar tu versión en los comentarios- a contar lo que aconteció. El modo buscador dejó libre mi mente para meter ahí de todo: ovnis, astronomía, astrología, numerología, esoterismo, ciencias ocultas, abducciones, ciencia ficción, física cuántica, fantasmas, caras de Bélmez, psicofonías, grises y altos blancos, poseídos, viajes astrales, círculos de las cosechas y nuevo orden mundial. Conspiración pura y dura. Todo lo políticamente incorrecto en una madre cuarentona en reposo por operación (nadie sabía qué hacía con el regalo oculto). Me metí en redes: Facebook. Y de puro curiosa y extrovertida como nunca, me hice con una cuenta de mas de dos mil contactos, todos desviados del camino del medio, (la mayoria tienen un alien en su foto de perfil!). Y allí, en un largo hilo de comentarios sobre microcosmos y macrocosmos, alguien suavemente tiró de mi hilo de plata.

Conocí a Miguel, Ozelotl Mx, en la red y, cual sutil maestro de alumnos talentosos desorientados por la vorágine del sistema, cambió mi percepción de la vida y de la realidad. Nada es lo que parece. Pasó como cuando hay momentos en la vida donde se te ilumina algo dentro y pasas de nivel. Eso pasó.

Después de muchos chats, fotos, enseñanzas, lecturas, discusiones y puntos de vista, después de algún que otro desbarajuste personal, después de volver al trabajo, de volverme a operar la otra pierna, de volver al trabajo y vuelta a operar la otra pierna, después de… Dejo abierta su imaginación.

Tenía dos hijos. Un día el ayuntamiento organizó una plantada de árboles y plantamos uno en famíla. Escribí un libro, motivada por el Método propuesto por Miguel. ¿Ya hice todo en esta vida? Noooo. !Me quedaba la web!

Con ilusión y perseverancia, os presentamos nuestro espacio digital.
¡Estamos de estreno!

No ha llovido mucho desde que se plantó la semilla, el cambio climático y tal. Pero la semilla ha crecido ruda y segura hacia arriba, sin apenas hojas que la sostengan, recta y segura en su camino hacia la luz, guiada por su Ser interior, fortalecida en cada adversidad de la vida. Despliega ahora por fin sus pétalos, tímidamente, con algo de inseguridad, todo hay que decirlo, es una flor delicada.

Crecimiento personal y profesional. Fotografía de Miguel Miranda.
Foto del muro de OzelotlMx que me viene al pelo. Gracias por Todo.

Hemos aprendido, sobretodo, a gestionar la incertidumbre, a creer en nosotros mismos y en nuestro propio potencial. Vamos aprendiendo a amar y amarnos a nosotros mismos. Nuestros pasos sin retorno redibujan, en un punto de fuga hacia el infinito, el camino desvanecido que dejan tras de sí.

Bienvenidos a nuestro espacio de emprendimiento y creatividad.

Montse Méndez

Deja un comentario