La música como herramienta 2

Post 2 de una serie de 10

Hay sonidos que traen recuerdos inmediatos, recuerdos bellos , recuerdos de las cosas más maravillosas que hemos vivido, así también de planes que aún no hemos realizado: la música es un valiosísimo instrumento para hacer planes, una catapulta que nos lanza alegremente a darnos cuenta que podemos y queremos cosas bellas en nuestras vidas.


La música siempre se podrá utilizar como compañera que despierte ideas, tan sencillo como no saber que hacer para resolver un problema hasta elaborar una tarea donde la inspiración se ha esfumado, ahí la música llega y bummm! hace surgir ideas, diálogos internos y muchas veces externos. A quién no le ha pasado que cuando está con amigos estando todos en calma ponen música y wow! enloquecen y van a por cerveza y pizza o cuando los niños en casa se reúnen con sus primos, los adultos les ponen música de corte infantil y los niños enloquecen al ritmo de los temas más prendidos para niños.

Música motivacional

Usar la música para motivarse es todo un arte. Hay que saber qué música, por qué hay de músicas a músicas (suelen decir todos).

Mucha gente desprecia ciertos ritmos o estilos de moda y es que… en verdad hay música terrible! No solo desde el ámbito de la construcción musical o del mensaje directo que menciona -bueno ya hablaremos de esa música en otra entrega- en este caso, no vemos en la música qué inspira la creación de acciones o pensamientos positivos. Por desgracia en la música no hay reglas para gustos y razones, pero a través de experiencias y opiniones de mucha gente se pueden encontrar recomendaciones que más o menos le funcionan bien a algunos .

La razón se puede explicar de un modo donde la técnica y la ciencia son buenas. Veamos como se menciona de modo más técnico:

“Pues bien, si te digo que los acordes mayores y los menores tienen un sonido completamente distinto, puede que pienses que: “Sí, claro, será distinto si sabes música, pero yo tengo muy mal oído y seguro que no soy capaz de distinguirlos“. El hecho es que, independientemente de que tengas formación musical y que no sepas qué es un acorde mayor y uno menor, eres capaz de percibir las diferencias entre ambos. Si no, no tendría gracia ¿verdad? De hecho no sólo es que seas capaz de distinguir ambos tipos de acordes, sino que se ha podido demostrar que el cerebro produce una respuesta completamente distinta a nivel fisiológico cuando escuchamos ambos tipos de acordes.

En estos estudios se han realizado resonancias magnéticas funcionales a distintas personas (músicos y no músicos) a los que se les pedía que escuchasen distintos acordes musicales, y se observó que para el caso de los acordes menores se activan áreas más grandes del cerebro que para los acordes mayores, incluyendo zonas que sabemos que están relacionadas con la emoción.

En general, y simplificando mucho, se suele aceptar que los acordes mayores transmiten alegría mientras que los menores están más asociados a tristeza o interés. Los músicos, como decía antes, utilizan esto para transmitir las emociones que desean en sus composiciones.

Extracto de: http://enriquealexandre.es/2013/01/22/acordes-musicales-y-emociones/

oseaaaa 😉 ¡!! …Ahora que ya sabemos que los músicos pueden componernos música que nos alegre o nos entristezca solo faltaría saber cómo podemos aprovechar esta función natural del cerebro en nuestro beneficio común. Hay mucho que estudiar y decir sobre este tema, pero bueno , la idea de estas entregas es precisamente hacer un acercamiento a una utilidad práctica.

“un buen plan empieza por tener una idea, más una idea siempre será una idea sin un buen plan”

Ozelotl Mx

ACTIVIDAD PROPUESTA:

La música como herramienta:
En un lugar tranquilo y sabiendo que podemos estar al menos media hora sin interrupciones, tomar lápiz y papel, mientras escuchamos este video, escribir cosas que nos gustaría hacer y que no hemos podido hacer por algún motivo. Escribir cómo nos gustaría, qué fecha, quién estará con nosotros, cuánto dinero necesitamos, fechas posibles, cosas a resolver, llamadas telefónicas necesarias, etc..


Con esta actividad no vamos a hacer que esas cosas se realicen por sí solas… Peroooooo! Sí nos daremos un poco de alegría de saber que aún somos capaces de hacer planes y que aquellas cosas que hemos olvidado y que eran algunas de nuestras metas, siguen ahí como buenos compañeros para recordarnos que estamos vivos aún y que con esfuerzo, dedicación planteamiento y una buena dosis de fuerza de voluntad quizá en breve estemos montando nuevamente nuestros sueños olvidados.

Buena suerte…

OZ

Deja un comentario